El Jardín azul


Ilusionada con visitar a su tía Manuela, en Pontejos,  debería llegar antes del 27 de julio, porque en esa fecha se celebra el día de San Pantaleón, patrono de la ciudad y de quien, su única pariente, era devota. Hizo todos los arreglos posibles, organizando trabajo, esposo e hijos, y partió sola, rumbo a la Cantabria. En San Sebastián, última escala del bus, el corazón le recordó su obsesión juvenil por aprender el euskera, y la “sardinada” pública, gratuita y deliciosa que se celebraba en aquel pueblito pescador cuyo nombre no recordaba, pero al cual, de niña, su padre la había llevado. Ahora, el destino la ponía a prueba. El pasajero que subió allí,  se sentó en el asiento vacío a su lado y luego de intercambiar un saludo cordial, inexplicablemente, se generó entre ellos un feed-back abrumador. La charla fue amena y el viaje, corto. Quedaron en encontrarse. El compañero de asiento resultó ser un apasionado de la fotografía, con la misión de tomar muestras de los famosos Jardines Secretos de la Picota. Él la esperaría en vano, en el jardín azul poblado de lavandas y recordaría los inolvidables ojos de esa mujer a quien, nunca volvería a encontrar.


2011

Comentarios

  1. Zuni, los encuentros fugaces, en la fugacidad de un viaje, es un camino de corto recorrido. Un relato que nos lleva por el Norte de mi país. Solo basta un instante para quedarse grabado en la retina y en el recuerdo cuando el amor no se detiene y continúa su ruta.
    Aprovecho, amiga, para desaerte una Feliz Navidad y un próspero 2012.
    abrazos navideños

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Felicidad. Este micro revela lo que tu dices pero debo aclarar que también se basa en experiencias de mi hijo mayor cuando estuvo en San Sebastián(trabajando)lugar en el que cosechó buenos amigos y recuerdos inolvidables.

    ResponderEliminar
  3. Que sea esta Navidad motivo de muchas felicidades para vos y tu hermosa familia. Y el Año Nuevo una esperanza de éxito y prosperidad. Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar
  4. No se porque no aparee mi comentario. Bueno que me ha encantado este relato tan real como la vida misma. Creemos muchas veces encontrar al amor de nuestra vida y lo hacemos en verdad, pero a veces solo dura un instante. Es la magia del amor. Un beso duradero y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  5. Es un relato nostálgico, con ese áurea que tienen algunos encuentros en nuestra vida con gente magnífica y que después, nunca volvemos a ver.

    Igualmente te deseo una muy Feliz Navidad.

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS QUERIDA AMIGA POR TUS HERMOSÍSIMAS PALABRAS.
    FELIZ NAVIDAD!!!
    QUE SEAS MUY FELIZ EN COMPAÑIA DE TU FAMILIA, TE DESEO LO MEJOR DEL MUNDO PARA TI. ERES UN SER MUY CARIÑOSO Y ESPECIAL Y ESO SE NOTA EN CADA PALABRA QUE ES COMO ESPEJO DE TU ALMA.

    BESOOOOS
    Y QUE EL AÑO QUE VIENE SIGAMOS JUNTAS.

    UN ABRAZO ENOOOOORME.

    ResponderEliminar
  7. Gracias amigos: Elsa, Lujan, Josef y Karras por vuestras hermosas palabras. ¡Haya Paz entre nosotros!

    ResponderEliminar
  8. Hola, Millz:

    Tal vez algún día puedan reencontrarse, sería un bonito final.

    Muchas gracias por tu amistad y cariño, Dios te guarde y te bendiga.

    ¡Feliz Navidad!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, mi estimado colombiano, por tus siempre iluminadas palabras.

    ResponderEliminar
  10. Vaya!!por un momento me he sentado en ese asiento y cerrando los ojos he visto mis verdes campos de Cantabria, lugar en que viví los mejores 10 años de mi vida.
    También, mi encuentro fue fugaz como esos dos viajeros que se entusiasmaron uno por el otro. pero la realidad pinta enérgicamente el listón de nuestras historias de amor y recuerdos .
    Te dejo mi beso especial de Navidad
    Con ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cecilia por tu comentario cuyá respuesta se borró en el tiempo. Un abrazo amiga.

      Eliminar
  11. ¡Gracias Cecilia, con todo mi corazón! Me alegra que te haya traído bueno recuerdos este micro.

    ResponderEliminar
  12. Es hermoso éste relato por su enfoque gourmetiano y anticlimático.
    Tuvo un sincretismo con mis alimentos de hoy, sardinas, salmón y tilapia (mojarra a la cúrcuma), bañados con un buen rojo de Califoría.
    Los peces me han de ver feo. Evito visitar acuarios por un tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Carlos. . .te habrás perdido una "sardinada", pero la reemplazaste muy bien. Abrazo y gracias por estar.

      Eliminar
  13. Muy buen Micro Millz. Los detalles nos llevan de paseo y nos "obligan" a ser testigos de ese momento vivido por los personajes. Me parece estar sintiendo la misma ansiedad de la espera inútil. Así son las mujeres... (a veces). Gracias Millz por tus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Eduardo. Fue sólo una ilusión. Abrazo, amigo y gracias por visitarme.

      Eliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Rumbo al Sur

Enamorándonos