Sin soñar un Poema. Sin conocer un lugar. Sin admirar una pintura

Del Poema "Alma venturosa"

“Al promediar la tarde de aquel día,

cuando iba mi habitual adiós a darte,

fue una vaga congoja de dejarte

lo que me hizo saber que te quería.”

De Leopoldo Lugones (1874-1938)

Poeta argentino

Aviso de "Un Cambio"

A partir de 2017, los Microrrelatos o Mini cuentos dejarán de ser una expresión en este Blog y, junto con los poemas brevísimos, también hijos de mi pluma, formarán parte de otro proyecto. Espero poder concretarlo.

Como hojas al viento

Las entradas de este Blog se publican en 2017, cada martes a la medianoche, desde la República Argentina.

Coordenadas 31°4000S 64°2600O

sábado, abril 13, 2013

/



Esa mañana, pasaba caminando rápidamente por el frente de aquella librería,  cuando alcanzó a escuchar una voz femenina que lo llamaba Se detuvo. Era una empleada del local comercial, quien le informó: “Señor, ayer estuvo Usted comprando un libro de Metafísica y olvidó su billetera, aquí la tiene” dijo, extendiendo su mano, para entregársela. “Que distraído soy”, comentó y agradeciendo su gesto, continuó viaje. Llegó al Bar donde debía encontrarse con un amigo. Luego de la charla, cuando se dispuso a pagar, notó con sorpresa que tenía dos billeteras. Abrió la que no le pertenecía y vio su fotografía asomando de uno de sus compartimentos. Seguramente, esa foto habría inducido a la empleada a pensar que el comprador distraído había sido él. Hurgó ansioso en su interior, y descubrió una tarjeta con nombre, apellido, domicilio y teléfono. Desde su celular llamó al número indicado y concertó una cita con el dueño de la billetera, quien accidentalmente había estado, al igual que él, el mismo día en la misma librería.  Tenía que haber una explicación. La hubo.
A sus cuarenta y tres años descubrió que tenía un hermano gemelo.

2011
Versión 2013

No dejes de clikar donde dice  "Falta aún" para deleitarte con una bella fotografía

sábado, abril 06, 2013

/

“Pensar que yo lo veía venir. . .”  murmuró Don Prudencio Bustos en el Bar del pueblo. No era cosa de suponer así como así, por cualquiera, claro. Se requería conocimiento, ilustración y una chispa de ingenio para avizorarlo. “Tanto va el cántaro a la fuente. . .”, repetía.
Su reflexión, era de hecho, sorprendente, ya que nadie fue capaz de pensar en aquello que él mismo sugería.
El revuelo que había causado esa última inspección y después, la muerte del hijo del Intendente, reducida a un “De eso no se habla”, amordazaron las dudas sobre aquella enfermedad que se llevó con ella al futuro abogado del pueblo.
El arribo del Ingeniero de mejillas rosadas y ensortijado pelo rubio venido de la gran ciudad, con su camioneta roja, reestableció los comentarios.  Mientras buscaba peones para la obra, el mismo pensaba: “Estos viejos bichos del campo tienen un sexto sentido, no sé porqué me miran y murmuran. . .”
Pululaban los chismes y comentarios sobre lo que había descubierto Don Prudencio en aquél pueblo chico, de polvorientas calles y casas antiguas, olvidadas de progreso y detenidas en ese tiempo glorioso, allá, en la época en que  el ferrocarril fue todo un acontecimiento. Sin embargo, regía en el lugar el Secreto de Estado y nunca (el Ingeniero) pudo enterarse, ni siquiera cuando lo visitó el viejo médico a raíz de esa fiebre altísima que lo volteó a la cama  y lo desmayó en la obra. Menos, cuando una especie de gripe casi lo mata a no ser por las curas santas y el reposo que se vio obligado a hacer por orden de Celia, la mujer del almacenero.
Después de seis meses, delgado y pálido, casi al fin de su contrato, le quedaba poco tiempo al foráneo para terminar la obra y marcharse del lugar. En las ocasiones en las que, con su trípode al hombro y su teodolito en la mano, preguntaba por la comidilla murmurante, sus peones, achicaban los ojos negros desconfiadamente y se le escapaban del tema.
Llegó el día en que el Ingeniero cobró coraje y con una valentía desconocida, arrinconó al Capataz, el más lúcido, entre sus peones y le requirió: 
- Che, Darío, ¿vos sabés qué murmuran en el pueblo sobre mí?
- No Don Ingeniero, la pura verdad, no lo sé. . ., respondió el hombre.
- No sé, pero algo hablan, porque cuando me acerco, se callan, agregó.
Ese día, el “gringo” como lo llamaban, se marchó  cansado, ojeroso y angustiado.
Sería la última noche que pasaría en el pueblo. Sería la última noche que dormiría en el Lupanar de Madame Lavapeur, casi sin clientes desde la última clausura.

2012



No te duermas sin un cuento. . .by Zuni Moreno. Con la tecnología de Blogger.

Este Blog. . .


Un Blog de Cuentos

Un Blog de Poemas

Un Blog de Lugares

Un Blog de Pinturas

Por

Zuni Moreno

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Gentiles seguidores de Google+

Mi Propósito


La vida nos reúne en cualquier lugar y nos cuenta historias cotidianas.

Yo las he interpretado a través de los cuentos breves y los microrrelatos.

Y, a los sentimientos que fluyen de aquéllas, los he expresado en simples poemas.

Aquí, mi trabajo, para ustedes.

Zuni Moreno

Reconocimiento II


Todas las pinturas que acompañarán las entradas de "No te duermas sin un cuento", durante 2017 pertenecen a uno de los pintores argentinos más reconocido a nivel nacional e internacional, no sólo por la calidad de sus obras sino además por su particular temática: Benito Quinquela Martín (1890-1977)

Barcos de Quinquela Martín

Barcos de Quinquela Martín

De QM

De QM

De QM

De QM

Reconocimiento I


Todas las pinturas que acompañan las entradas de "No te duermas sin un cuento" pertenecen a uno de los artistas rusos contemporáneos más admirado: Vladimir Volegov.

Este pintor nos acompañará durante el año 2016.

Mujeres de Volegov

Mujeres de Volegov

Un regalo

No te duermas. . .

Candela por la Paz

Candela por la Paz

Quien escribe

Quien escribe
Zuni Moreno

Conjunción


Las fotografías que ilustran este Blog, son de mi cámara.

Los cuentos y poemas, de mi pluma.


Capturando la vida

Capturando la vida
Mi cámara y Yo

Pensamiento en rosa


"He mirado las rosas y me he acordado de ti"

Juan Ramón Jiménez,

escritor y poeta español, (1881-1958)


Rosas, rosas

Rosas, rosas
Rosas de Vladimir Volegov

Poemas en flor


Este Blog trae al lector también poemas y, como un árbol en flor, supone la siembra y anuncia la cosecha, mientras se deshoja la vida.

Escribiendo con el pensamiento desde el alma

Pintando la vida

Antigua como la humanidad misma, la Pintura, responde a un impulso innato en el hombre de comunicación.

Recogiendo los frutos

Recogiendo los frutos
Tres de mis poemas y un cuento obtuvieron el 17-11-2012, el 3er. Premio en el Concurso Internacional,"Elegidos 2012" organizado por El Instituto Cultural Latinoamericano, de Junín, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Google+

Todos

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Fidelidad

Un perfume

Un perfume
Volegov

Mi otro Mundo

Una verdad

«Los libros son los únicos confesores de los hombres»

David Mateo

Licencia

Lo propio

Safe Creative #1006060192043

Derechos

Safe Creative #Zunilda Moreno
Safe Creative

Registro

IBSN registrado
Blog: No te duermas sin un cuento. . .
URL: http://miscuentosmimundo.blogspot.com
IBSN: 09-06-2010-14

Números en este Blog

Un colectivo acogedor