El rostro



Todas las mañanas pasaba por la misma esquina rumbo a su trabajo. Un día, tropezó con Ella. Se disculpó y pensó que su cara no le era extraña. Una tarde, en otro lugar, volvieron a encontrarse bajo una torrencial lluvia que calaba los huesos. Ella lucía empapada, quietecita, esperando el bus. Se acercó a la fila de personas y la cubrió con su paraguas, un rato. Cuando la mujer ascendió al transporte, Él, se despreocupó y siguió su camino hasta la cochera donde había dejado su automóvil para protegerlo. Dos años habían transcurrido desde aquel tropezón y no tuvo problemas para reconocerla, sin embargo no lograba ubicar tiempo, ni modo, ni lugar, donde la hubiese visto por primera vez. Terminó por convencerse que le recordaría a alguien parecido. Una noche de invierno, las sirenas ululantes quebraron el silencio de aquel barrio. Rápidamente lo trasladaron hasta el Hospital donde lo esperaba un revuelo de uniformes, verdes, lilas, blancos. Vio todo negro y no recordó nada más. Entre tinieblas y cuerpos nebulosos, un rostro conocido se le presentó. Era Ella, que aparecía y se esfumaba, pero esta vez, le decía: "Vamos, vamos, ya pasó todo, despierte, despierte. . ." 


2011


Comentarios

  1. Bonita historia, suerte se salvó.
    Besos, feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, querida, tanto tiempo. Estaba pensando en ti en estos días. Gracias. Un abrazo amiga

      Eliminar
  2. Una historia que si no fuera real,bien podría serlo.
    abrazo Fiaris

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias, amiga y vecina! Un abrazo Fiaris.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Rumbo al Sur

Enamorándonos