Sola



Recorriendo el largo pasillo de aquel modernizado hospital, poblado de gente que pululaba por curación, en un claro, dentro de tanto movimiento de profesionales y enfermos, la vi. Estaba parada, de espaldas y sola. Su pelo parecía muy corto pues no se asomaba del pañuelo con el que envolvía su cabeza, su figura desgarbada. Llevaba un vestido largo de color gris, con mangas también largas. Me acerqué hasta el ventanal por donde la mujer parecía mirar y quise hablarle; mis palabras se ahogaron en la sorpresa de su inesperado giro. Sus ojos oscuros, sin brillo, enmarcados en ojeras color borgoña me miraron con tristeza, como alertándome: “Vete, te puedo contagiar”

2013


Comentarios

  1. Thеre iss definately a lot to learn about this issuе.
    I love all the pοints you've made.

    Review my web site ... spanish jokes humor

    ResponderEliminar
  2. De esas miradas de tristeza se tienen todos los días en los pasillos
    de un hospital, pero poco nos acercamos a ver todo eso
    estar ahi es darnos cuenta de la precariedad de nuestra naturaleza
    y de que la gran mayoría pasaremos esas etapa de la vida cuando nuestro sistema al fin se malogra...y a veces eso es irreversible...

    te dejo mi abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo, amiga! Lo he vivido todo el año con mi madre. Gracias por tu presencia. Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Rumbo al Sur