Convicción

Pasó rápido, casi como una estela en la noche clara, por eso la vio, como veces anteriores. Se sintió bien y, se ovilló en la puerta del zaguán, aferrado a su botella de tinto que en ese entonces era su única compañía. Meses más tarde, mientras recorría con su mirada ese cubículo blanco en el que se encontraba,  advirtió que esa bruma luminosa, quizás con mayor rapidez que en otras ocasiones, pasó muy cerca de él. Sin embargo,  ante su pregunta sobre si la había visto también, la enfermera le respondió: "No, pero no se preocupe Antonio, es el efecto de los medicamentos". No le creyó, siguió pensando que su final estaba cerca. Siempre fue un ángel.

2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Rumbo al Sur