Caminos paralelos


Si no fueras tan esquivo, te encontrarías con mis ojos y entonces recordarías que de niños jugábamos juntos, en la placita de la estación del ferrocarril.
Si sólo me miraras, revivirías el primer beso infantil y ya te quedarías tranquilo con tu mujer y tus hijos, que yo no quiero nada de ti, sólo saber que te acuerdas.

Si me recordaras, yo estaría también tranquila y marcharía al lado de mi esposo y de mis pequeñas con una sonrisa en los labios. Solamente, eso.

2011


Comentarios

  1. Apreciada Zunilda:

    Ya desde esa imagen de los pajaritos con esa frase que le leí alguna vez a Gabriel García Márquez hablando de esos amores imposibles y que él llamó "amores contrariados" presentí, de alguna manera, el texto que has escrito, magnifico por la forma como lo escribes y por las circunstancias que envuelven a él y a ella; aquí, el recuerdo de un beso de la infancia ha quedado tatuado en al piel de ella quién, de alguna manera, desea ser reconocida por él para saber, aunque no quiera nada más que solo eso, que ella no ha sido borrada de la vida de él...basta solo eso para seguir viviendo la vida!
    Te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal cual tu descripción e interpretación Gustavo. Un gusto que leas mis cuentos. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Rumbo al Sur

Enamorándonos