Dos destinos

Sobre el escenario, tenuemente iluminado de aquel club nocturno, un hombre alto, pelirrojo y de encantador porte se contorneaba al compás de los acordes de jazz arrancados a su saxofón. Era un artista del instrumento, además de compositor. Desde hacía algunos años llevaba una vida bohemia. Un pequeño apartamento en el último piso de un edificio de seis, antiguo, propio de la arquitectura romántica de comienzos del siglo XX era su accogliente refugio. Los primeros veinticinco años de su vida los había pasado en Italia, cerca de Firenze, trabajando junto a su padre en el cultivo de olivares El artista era fruto de una unión casi inexplicable entre una inglesa de Newcastle, acostumbrada a deleitarse por las tardes con la bruma azul-grisácea del Canal de la Mancha y un alto, moreno y fuerte italiano de la región de Toscana, propietario de una fértil campiña donde los olivos crecían con placidez. Un deseo propio de la edad habría de trasladar a Robert Rossetti hasta un mundo ignoto para él.
Lá, donde vivía un primo que reclamaba su compañía, en medio de tan cosmopolita ciudad, una de las más densamente pobladas del mundo: San Pablo, en Brasil, el gigante verde, habría de recalar el joven. El contraste de ambientes fue casi brutal para Robert, pero se adaptó. Aprendió un portugués brasilero rudimentario y al poco tiempo de su llegada se casó con una uruguaya de Tacuarembó quien le enseño el español. Sus expresiones verbales eran prácticamente desconcertantes ya que fluían musicalmente en  una agradable nueva lengua, mixtura de tres, provenientes del mismo tronco latino. Con su esposa no pudieron darse el lujo de tener hijos, ya que vivían en casa de Luca, el primo, quien les pagaba unos pocos reales por la ayuda de ambos en la fábrica de pastas que regenteaba y que a gatas rendía para sobrevivir. Sin embargo Robert y la uruguaya, algo ahorraban contra viento y marea. La primera y última discusión que mantuvo el matrimonio fue a los siete años de la unión, cuando una tarde, Robert, rebosante de alegría llegó a casa con un saxofón dorado y brillante en el que acababa de invertir todos los ahorros de la pareja. Con un drástico “Le has quitado el techo a tus hijos” la mujer se marchó acompañada de sus pocos bártulos, sintiéndose estafada e incomprendida. Robert no pudo detenerla. “Tal vez no debió salir nunca de Tacuarembó”, pensó, sintiéndose también incomprendido y abandonado. Ese día Robert Rossetti le dijo adiós al amor formal con proyección de futuro. Después de tomar clases con un norteamericano de raza negra que vivía en Vila Leopoldina, bastante lejos del barrio Santa Cecilia, donde lo hacía el anglo-italiano, éste logró descubrir y explorar su veta musical artística. Terminados sus primeros estudios, comenzó a dar sus primeros pasos con el instrumento, pero debería continuar aprendiendo si quería progresar. Así, en el poco tiempo que restaba de su trabajo, lenta y concienzudamente fue avanzando: aprendió escalas mayores y menores, las doce, arpegios, paterns,  escalas de blues, temas y estándar de jazz, adquiriendo de esta forma el estilo que prefería. Años con el maestro de saxo, quien decía haber conocido personalmente a B.B King, le infundieron el gusto por el Blues, aunque él prefería el jazz. “El aprendizaje será veloz y dinámico si sigues los consejos de tu profesor de saxo. Tienes que dedicarle al menos una hora diaria a la práctica de los ejercicios. . .”  eran las palabras del anciano que quedaban flotando en su cabeza, cuando terminaba la clase.
Comenzó a tocar jazz y blues en la pizzería que Luca terminaba de inaugurar, pero luego tuvo que ejecutar alguna balada y algo de bossa nova hasta llegaron a pedirle un mambo y corrió hasta su maestro para obtener la partitura.
Más tarde el pelirrojo saxofonista de la nariz perfecta, como alguna admiradora lo había definido, comenzó a viajar a distintos puntos del país, especialmente por las playas, en verano. El lugar que lo hubo de atrapar fue Florianópolis, una inmensa isla al sur de Brasil, próxima a Uruguay y a Argentina.
Por entonces “Floripa” como la  llaman los brasileros, era el boom del turismo extranjero. El Club  nocturno donde tocaba Robert siempre contaba con visitantes de distintas partes del mundo. En los meses estivales pululaban los argentinos.Terminada la demanda fuerte de la temporada, Robert regresaba a Sao Paulo para darle un respiro a su primo que, de esta forma podía tomarse unos días de vacaciones con su familia. Como buen “tano” desconfiado, no le dejaba el negocio a nadie que no fuera Robert. Uno que otro sábado tocaba el saxo en la Pizzería hasta que regresara Luca.

Robert Rossetti había sobrepasado en siete años la barrera de los cuarenta, sin mujer ni descendencia, pero con varios amoríos en su haber.
Su cansado corazón palpitaba y sus apasionados sentimientos asomaban al mundo exterior, sólo cuando su saxo se hacía escuchar.

Ese verano de 2002 tocaba todas las noches en un elegante Pub floripense. Era parte de su presentación, alternar con los asistentes en sus mesas durante el tiempo del intermedio. Una joven del lugar, sensualmente ataviada repartía papelitos y bolígrafos para que cada quien, si lo deseaba, escribiese el tema que el artista interpretaría en la segunda parte del espectáculo, aclarando el número de mesa. De la cantidad total de papelitos, Robert extraía solamente tres y complacía al público con su pedido, ejecutandándolos como broche de oro de la función. Cuando iba a interpretar el último tema escogido, el saxofonista miraba siempre hacia la mesa que lo solicitara y en ademán de dedicatoria, lo iniciaba.

Esta vez, fue distinta. Fue un momento crucial en la vida de Robert Rossetti. A pesar de la penumbra del salón, la tenue luz que iluminaba la mesa 38, le permitió divisar los ojos más hermosos y más tristes que jamás hubiese visto y con una sensibilidad especial tocó aquella noche “Con su blanca palidez” Terminado el espectáculo, el saxofonista se dirigió hacia la mesa, donde dos mujeres bebían el último sorbo de sus copas.

Consuelo y María Luisa habían iniciado, veinte días atrás, un tour por el sur de Brasil y les restaban tres días en la isla, aún. María Luisa era una dulce mujer, soltera, amiga de verdad y buena compañera de viaje, con una historia de amores contrariados a su espaldas, por lo que su soltería terminaba protegiéndola.
Acompañaba a Consuelo en sus primeras vacaciones después de tres años de separación.
Nadie hubiese dicho que su matrimonio no era feliz. Ciertamente lo fue en sus comienzos, pero después de siete años de abordar distintos tratamientos para poder quedar embarazada, la convivencia comenzó a deteriorarse a pasos agigantados, especialmente después de su negativa a la propuesta de su esposo: alquilar un vientre en EE.UU. El divorcio sobrevino casi naturalmente, porque si por algo se habían casado Consuelo y Eugenio,  era para fundar una familia y según él, para tener muchos hijos los que  ya llevaban siete años de retraso.
En el tiempo de separación, Eugenio tuvo la dicha de tener dos hermosos varones con su nueva mujer.
La depresión cundió en la vida de Consuelo, pero afortunadamente logró deshacerse de ella al cabo de cierto tiempo de tratamiento psiquiátrico y psicológico. Ahora quería vivir, sin apuro, disfrutando cada momento en el afán de compensar todo lo que había sufrido en su frustrado matrimonio y qué mejor que la compañía de una incondicional amiga como  María Luisa.

Consuelo siempre se había sentido atraída por el saxofón. Amaba a Fausto Papetti. De adolescente planteó aprender a tocarlo por lo cual fue tildada de extraña por sus padres, quienes consideraban que dicho instrumento no era propio de señoritas. Estudiaría, piano, pues.

“Buenas noches”, dijo el saxofonista pelirrojo, vestido de negro y las mujeres contestaron al unísono. Consuelo había bajado la mirada cuando se encontró con los ojos color de miel de Robert. Se sintió incómoda, temerosa, como una jovencita inexperta. La garganta se le secó y no pudo articular palabra. Ese hombre peculiar y su actitud, la había perturbado. María Luisa, que bien la conocía, tomó la delantera e inició una amigable charla con el artista, sin embargo éste sólo tenía ojos para su amiga.

Después de una agradable conversación, en la que Consuelo hizo algunos escasos aportes, al despedirse, Robert, las invitó a una excursión marítima para ver  os golfinhos  (delfines) y luego almorzar en el moderno Restaurante emplazado en un viejo fuerte portugués.
María Luisa tenía planes personales los que, anteriormente, hubo de comunicar a su amiga, por lo que gentilmente declinó la invitación e insistió para que Consuelo aceptara.

Como el destino lo había diseñado, hicieron la excursión, conversaron, tomaron fotografías e intentaron conocerse. En algunas facetas de sus personalidades se sintieron el uno para el otro. Los encastres de sus vidas coincidieron y lograron ensamblarse en apenas horas del tiempo convencional. Para cuando llegó la tarde ya se había establecido entre ellos una unidad de pensamiento. Las emociones que nacieron en ambos fueron pasionales y la sorpresa de Consuelo la abrasaba como el sol del mediodía de un cálido Janeiro. No lograba reconocerse en ese cúmulo de sentimientos al que había ingresado  a través de los ojos del saxofonista.
Una fuerte atracción se apoderó de ellos y los acompañó.

La capelina que llevaba Consuelo casi resulta arrebatada por el viento del mar, de no ser por el gesto rápido de Robert que la alcanzó con su mano, forzando un acercamiento impensado que lo arrastró hasta el pecho palpitante de  la mujer. La tentación de unir sus bocas fue más fuerte que sus normas y se besaron largamente.  Continuaron el paseo en silencio y con la mirada hundida en el mar azul de la bahía.

Esa noche mientras tocaba sus saxo no dejó de mirarla. Consuelo se sonrojaba con un rubor maduro rescatado de un mundo hasta entonces perdido.
Después de su actuación, Robert la invitó a bailar. Bailaron muy juntos, pegados.
María Luisa, bendecida celestina, avisó a Consuelo que debería quedarse dos días más sola, ya que visitaría a unos parientes lejanos que vivían en Sao Francisco do Sul.
No podía desaprovechar esa oportunidad de repetir los momentos vividos con el pelirrojo saxofonista, pensó.  En pocos días más cumpliría sus cuarenta y dos años, edad mágica en la mujer, según leyó en algún texto alguna vez. También pensaba que esta aventura sería pasajera, no tendría futuro, por lo que siguiendo los consejos de su amiga debería vivirla en toda su intensidad. Después “¿Quién le quitaría lo bailado?”

La noche siguiente igualmente que la anterior, estaría sola y las miradas del saxofonista la seguirían ruborizando. También volverían a bailar apretados.
A Robert le subyugaba la música suave de la bossa nova y alguna española romántica que seguían a su actuación, casi en los albores del otro día.

Suavemente la fue guiando en medio de otras parejas hasta el fondo del salón en un inteligente desplazamiento. Trasponiendo el cortinado bordeaux había un pasillo corto que terminaba en una especie de camerino al que entraron sin separarse. Sobre una mesa pequeña descansaba el saxofón, ya enfundado. Al tiempo que la besaba, tiernamente, la apoyó contra la pared de madera y en un certero movimiento levantó su falda. Una mixtura de emociones, olores, palabras entrecortadas,  y mil sensaciones más, los envolvió. Fue suficiente.

No habían dejado de comunicarse en los cuatro meses que sucedieron a aquella noche. Cada cual debería organizar su vida para volver a  estar juntos.

El llamado telefónico que precedió a la noticia lo puso nervioso. María Luisa no había llamado nunca. Tomó el tubo del viejo teléfono instalado años atrás en su departamento y escuchó las novedades. Se quedó con las últimas palabras de la amiga: “Te necesita”.

Dejó el teléfono descolgado, con la cabeza gacha y sus pensamientos girando a su alrededor, se desplomó en la poltrona roja y lloró.

Fue el momento más impactante de su vida. Hubiese querido tenerla cerca, abrazarla, besarla. La necesitaba. Lo necesitaban. Presto, se dirigió al aeropuerto y buscó el primer vuelo hacia Argentina.

Luego de cumplir con los trámites aeroportuarios de rigor, entró en el free-shop
y compró el más bonito peluche  y el perfume preferido de Consuelo.
Sumergido  en las nubes sonrosadas del atardecer que rodeaban la aeronave, con una sonrisa en los labios, se durmió.

Una villa serena y austera, próxima al Océano Atlántico, con extensas playas que recordaban las de Saint Exupéry, sería el lugar elegido para que vivieran los tres.

2011


Comentarios

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Rumbo al Sur