Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Tortoni

Imagen
Muchas miradas zigzagueaban en el Tortoni recorriendo distintos trayectos desde las pinturas y fotografías colgadas sobre la pared hasta las mesas, casi todas ocupadas o, hasta los ojos de algún “mozo” para pedir la cuenta u ordenar alguna de las exquisiteces del lugar. Un murmullomultinacional no permitía que nadie se sintiera solo, aunque bebiese un solitario café.
El recuerdo del tiempo transcurrido le hizo sentir la reiterada angustia de la espera. Trajo a su memoria la primera cita en el mismo Café. Los ojos grises, las manos cálidas y el reloj en su muñeca, retaceando su presencia.
Las mesas redondas con tapa de un mármol gastado  descollaban por su estilo Siglo XIX, simpáticas, con su típica pata central de madera oscura que se abre en cuatro soportes. Acompañadas por sus sillones de madera y cuero también gastado le daban un aire señorial al salón. Las arañas de cinco luces le recordaban la única que existía en el comedor de la casa de su abuela.
Se preguntaba si había sido acert…

Rumbo al Sur

Imagen
La Patagonia argentina, es una de las regiones geográficas de mi país que reúne varias provincias y aspectos naturales únicos en el mundo. La Patagonia argentina por sí sola mide en tierras emergidas más de 800 000 km² y al añadírsele la Antártida Argentina que forma un departamento de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida Argentina e Islas del Atlántico Sur, el área emergida ronda los 1 700 000 km².








Rumbo a Río Colorado
La primera barda volcánica se extiende majestuosa en el extenso y perfecto horizonte. La ruta asfáltica parece treparla en el efecto que la distancia provoca y el cielo azul ostenta una claridad propia de una pincelada maestra del mejor pintor. La suave ondulación patagónica distrae la visión tan abarcativa a ambos lados de la ruta. Alguno que otro médano tapizado de una suave paja amarilla resulta agradable en la monotonía del camino. Los caldenes poco a poco desparecen y la carretera, con su interminable señal blanca en el medio, termina ocupando toda la atención…

Adecuarse

Imagen
Si no estás conmigo, Mi corazón llora Las emociones rotas Que se deslizan En genuina ronda, Por el insospechado laberinto Del silencio y la sombra.
Si no estás conmigo, La soledad me abrasa, Me nubla la vista, Ahoga mi calma. Me duelen las lágrimas, Que en torrente mezquino Me roban el alma.
Si no estás conmigo, Para qué sufrir El clamor de las horas Que mi fuerza arrebata, Y mi razón obnubila. Por qué acudir a tamaño artificio Para conjurar lo dicho.
Si no estás conmigo, Será porque ya es basta, Me quedo a la zaga De tu amor y destino. Y, en solapada disculpa, Mi mente denuncia, El sabor de la culpa.


Enero 2015


Homenaje a las flores I

Imagen
Albert Williams, un extraordinario pintor de estilo clásico, realista, que logró pintar las flores con un realismo muy sutil.  Williams inicia su obra bajo la influencia del estilo pictórico del Romanticismo, en sus primeros años, recibió el influjo de la Escuela holandesa de pintura de flores del siglo XVII, luego recepta los principios estéticos del impresionismo realistay muchas de sus pinturas incursionan en el Fotorrealismo.




Albert Williams nació en el Condado de Sussex, al sur de Inglaterra, el 20 de marzo 1922. Estudió pintura con su padre y abuelo, ambos destacados pintores. Más tarde, asistió a escuelas de arte en Londres y París. Sus obras han participado en numerosas exposiciones, en la Real Academia, la Real Sociedad de Acuarela, la Real Sociedad de Artistas Británicos, el Salón de París, el Festival de Edimburgo, entre otras y en numerosas y prestigiosas galerías artísticas de Londres.













Artista consumado, su pintura emana de su sentimiento, experiencia e imaginación. Ha reci…

Amor en el siglo XX

Imagen
“Luna, luna, dónde estás, por qué no apareces este atardecer” se preguntaba en voz alta la jovencita apoyada en la baranda del balcón florido. La casa de sus abuelos en el campo guardaba muchos secretos. Sabía que si había luna, la noche estaría más clara y ella podría quedarse un rato después de cenar, y jugaría naipes con el hijo del administrador en la galería que daba al parque. 
Había abandonado sobre la cama sus maletas y aún no se había dado una ducha, después del agotador viaje en tren desde la Capital; se disponía a hacerlo cuando su abuela entró en la habitación invitándola a una charla íntima.
Luego de tomar un baño reconfortante, se acomodó en el balcón orientado hacia la casa prohibida.  Desde allí, y con congoja por lo que le había contado su abuela se quedó mirando la hilera de eucaliptos que se perdían en las sombras del ocaso.
Durante la cena estuvo callada y comió poco. Ante el reclamo de su abuelo, acudió al argumento del cansancio para justificarse y a las miradas ca…