Envidia

Este Blog participa en este Concurso
Premios 20Blogs Si te gusta, vótalo!





Jesusa barría la acera con rapidez, ahuyentando las hojas mustias del otoño. Un sonido chirriante se fue aproximando hasta ella. Del viejo automóvil, bajó una escuálida y decidida mujer joven, quien, amenazante, le clavó los ojos. La envidia trasuntaba su mirada. Era Sara. Desde niñas, había existido una barrera infranqueable entre ellas.
Sara siempre soñó con ser la preferida del escritor moribundo. Cuando éste cayó enfermo, hubo que designar a alguien que le acompañase en su última enfermedad. Todas las opiniones familiares recayeron en Jesusa. Nadie pensó en Sara. Ese pesar por lo ajeno, ese deseo de algo que no se posee, la caracterizaba. Nunca le perdonaría a Jesusa, que cuidara de su abuelo. 

2014
Las pinturas que acompañan cada cuento pertenecen al pintor argentino Benito Quinquela Martín,  (1890-1977)


http://www.quinquelamartin.org/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rosas

Rumbo al Sur

Enamorándonos