Momentos y estilos en la historia del Arte

Un poquito de Historia I

Para poder discernir sobre gustos pictóricos, es menester conocer o recordar, lo básico de la Historia de la Pintura, sin cuya ayuda, no lograremos la comparación.

Los científicos han acordado en fijar el inicio de la Historia tomando como hito  la aparición de la escritura en la antigua región de la baja Mesopotamia (cerca del Golfo Pérsico), a fines del cuarto milenio AC, hace más de 5000 años.

Y han dividido esa Historia en Edades: Edad AntiguaEdad MediaEdad Moderna Edad Contemporánea.
Con el devenir del tiempo desde la aparición del hombre en la Tierra, la expresión artística ha adoptado diferentes formas plásticas, según el momento histórico en el que nos ubiquemos.
Así, hoy veremos brevemente:

La Pintura rupestre
La Pintura egipcia
La Pintura griega
La Pintura romana
La Pintura paleocristiana, y,
La Pintura bizantina

Todas, salvo la primera etapa de la Pintura bizantina, encajan en la Edad Antigua, aquélla que transcurre entre la aparición de la escritura y la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 476 DC.

Sin ser exacta esta evolución y basada en el entorno, en la capacidad, en los medios disponibles y en las técnicas usadas, podemos observar distintas corrientes, tendencias o estilos que acompañan el proceso de desarrollo de la humanidad.

Comenzando con la pintura rupestre y llegando hasta la vanguardia modernista, se nos presenta un amplio abanico de estas formas plásticas, a las que comúnmente los expertos denominan: Estilos.

Sin que la enumeración sea taxativa, podemos señalar los siguientes:

Pintura prehistórica o rupestre: 
Aquélla realizada sobre piedra en las paredes de la montaña o en cuevas de la misma.

"Bisonte" en Altamira, Cantabria, España-15.000 años

Las pinturas más antiguas que se conocen fueron realizadas en las paredes de las cuevas que servían de abrigo a la especie humana hace más de treinta mil años, durante el periodo paleolítico.

"Manos", Santa Cruz, Argentina-9000 años

Pintura egipcia: 
Hace más de 4.000 años los artistas egipcios empezaron a pintar los muros de las tumbas de los faraones con representaciones mitológicas y escenas de las actividades cotidianas, como la caza, la pesca, la agricultura o la celebración de banquetes. Se inició en el Neolítico y evolucionó a lo largo de 3.000 años, hasta la época romana, cuando prácticamente desapareció al adoptar la del Imperio Romano, y sobre todo las costumbres cristianas.

Pintura de una tumba egipcia (vida cotidiana)
Pintura griega:
En el Arte Griego encontramos ya los conceptos estéticos que van a predominar en la cultura occidental. La belleza está en la armonía de las medidas y proporciones, en la simetría, siendo el cuerpo humano el fundamento esencial de toda belleza. Aunque el estilo pictórico se apoya en la Naturaleza, la trasciende, tendiendo a la creación de un mundo idealizado

Con excepción de algunos fragmentos, no hay vestigios de los murales griegos. Sin embargo, las representaciones naturalistas de escenas mitológicas en la cerámica griega pueden arrojar alguna luz sobre cómo era esa pintura de gran formato.




Pintura romana:
Los orígenes de la pintura romana se remontan a la cultura helénica de los griegos. Los romanos admiraban la pintura griega tanto como la escultura, y animaban a los artistas que trabajaban para ellos a hacer copias de obras griegas especialmente famosas o populares. Los romanos tendían más que los griegos a decorar sus paredes con pinturas murales, y aunque siguen la tradición griega, muestran en sus obras un gran colorido y movimiento. Los procedimientos usados en esta pintura debieron ser el encausto, el temple y el fresco. Aunque se sabe que los romanos desarrollaron la pintura sobre tabla, los restos pictóricos conocidos más importantes son de tipo mural, frescos protegidos con una capa de cera que avivaba los colores. Los romanos decoraban sus villas con suelos de mosaicos y exquisitos frescos representando rituales, mitos, paisajes, naturalezas muertas y escenas cotidianas. Los artistas romanos conseguían crear la ilusión de realidad, utilizando la técnica conocida como perspectiva.

Fresco hallado en Pompeya, Italia.

Pintura etrusca- 470 AC. Dos Bailarines de la tumba de Triclinio,
 en Monterozzi, Italia.

Pintura paleocristiana:
Se denomina arte paleocristiano al estilo artístico que se desarrolla durante los cinco primeros siglos de nuestra era.

El arte paleocristiano se puede dividir en dos grandes periodos: 
1 - Periodo de persecución y clandestinidad (siglos II y III)

2 - Periodo del gran arte paleocristiano en tiempos del Cristianismo como religión oficial del Imperio (parte del siglo IV). En esta fase será, por contra, un arte protegido e impulsado por las grandes jerarquías eclesiásticas de la época.

Las muestras de pintura paleocristiana que han llegado hasta nosotros datan de los siglos III y IV DC y son los frescos de las catacumbas, en los que se representan escenas del Nuevo Testamento.
La pintura paleocristiana se desarrolló durante el Imperio romano, por lo que puede considerarse cronológicamente dentro de la pintura romana; sin embargo, por su temática y características, supone la iniciación de la pintura medieval.

Siendo Roma, el centro del cristianismo ya desde los comienzos de la Iglesia es fácil deducir que debía ser romano el arte de que se sirvieron los cristianos en los primero siglos para la manifestación de sus ideales. Para ello, adoptaron la pintura con preferencia a la escultura por ser aquélla de más fácil ejecución y por ofrecer menos semejanza con los ídolos del paganismo. Durante los primeros siglos se ocupó el pincel cristiano en decoraciones y pinturas simbólicas más que en verdaderas imágenes veneradas. Ejemplo de tales símbolos son: la cruz, la paloma, el ancla, el cáliz.

"El Buen Pastor", fresco en la Catacumba de Priscila, Roma, Italia.

Pintura bizantina:
Esta representación poco terrenal pasó a ser característica del arte bizantino y el estilo quedó vinculado a la corte imperial cristiana de Constantinopla, que perduró desde el año 330 al 1453 DC. El estilo bizantino aparece también en los iconos, pinturas convencionales sobre tabla, destinadas al culto, que representan a Jesucristo, la Virgen y los santos.
La pintura bizantina  se desarrolló a partir del arte paleocristiano y fijó su carácter desde el siglo VI (el de Justiniano I), continuando hasta el fin del Imperio bizantino en el siglo XV. La mayor parte de la producción pictórica de la primera época se destruyó durante la iconoclasia de los siglos VIII y IX, de modo que sólo han sobrevivido ejemplos de ella en territorios ya no controlados por el imperio bizantino, como Italia. También la pintura tradicional rusa y de otras naciones eslavas es una prolongación de la bizantina. La representación pictórica en la cultura bizantina y en la cristiandad oriental ejercía una función particularmente importante, pues se la consideraba materialización de la misma divinidad. Las principales técnicas de la pintura bizantina fueron el mosaico, el temple sobre tabla (iconos), y el fresco.


Ícono de Cruxificción, Santa Catalina del Sinaí,
 SigloXIII

San Lucas, pintura sobre pergamino, Siglo X


Algunas Fuentes de esta entrada:


http://es.wikipedia.org/wiki/Pintura_bizantina
http://es.wikipedia.org/wiki/Cultura_del_Antiguo_Egipto
http://almez.pntic.mec.es/~jmac0005/Bach_Arte/clasico/pintura_griega.htm
http://vellocinodeoro.hypotheses.org/1507
http://es.wikipedia.org/wiki/Pintura_de_la_Antigua_Roma
http://es.wikipedia.org/wiki/Pintura_paleocristiana
http://arte-paleocristiano.wikispaces.com/Pintura
http://artechachi.blogspot.com/2008/11/caractersticas-del-arte-paleocristiano.html



Comentarios

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Rumbo al Sur