Lo ajeno

Rembrandt van Rijn


En retirada,
Incongruentemente
Desilusionada,
Sin razón, ni reflexión,
Terriblemente
Angustiada,
Sin derecho, ni perdón,
Osé poner mis ojos
En él.
Y cuando, las miradas
Se encontraron,
El impacto de sus fuerzas
Detuvo el tiempo
En realidades ajenas.
Fue un misil directo
Que fundió
El sentimiento,
Irresistiblemente
Nuestro.
Luego di la vuelta.
No era mi territorio.
Y con el alma deshecha
Me alejé de aquellos ojos,
Imprudentemente
Hallados en mi camino,
Que sin lugar a dudas
Nunca serían míos.

2013




Comentarios

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Homenaje a las flores V