Recuerdos a color

"Los recuerdos pueden tener colores. Sólo si tú los piensas y ves con los ojos de adentro", me dijo un día, un sabio maestro yogui. Ayer, mientras miraba el mar embravecido y escuchaba las sirenas de las ambulancias presagiando un accidente a mis espaldas, recordé a Santiago, como todos los días de mi vida.  ¿Cómo sería Santiago con diez años más? Tan pelirrojo, tan obcecado en su forma de conducir, tan amante, tan. . . ¡Cómo le amaba! 
El tiempo ha pasado y él continúa habitando en mi mente. 
Es hora de regresar, pensé, cuando el mar se tiñó de rojo. Recordé la casa, siempre igual, y la oscuridad  pintó todo de negro. Hoy, desperté en medio de una bruma dorada y vi el sol. Recordé entonces, que debía preparar el desayuno para nuestra hija. 


2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Homenaje a las flores V