Dudas


Dudas


Sara tenía plena confianza en su perro, guardián y compañero. Sabía que la defendería a cualquier precio, ya que si algo lo caracterizaba era su valentía y fiereza. Convencida estaba en que jamás la abandonaría.
Antes de irse a la cama, Sara  gustaba de dar una vuelta a la casa para aspirar el ambiente perfumado del campo.  No era miedosa, sin embargo nunca se aventuraba en irse lejos. Los cuentos de la luz mala, propios de la época de tormentas, que había escuchado de boca de los mayores en  reuniones familiares de antaño, venían desagradablemente a su memoria en ocasiones como las de esa noche. Esta vez, su perro, inquieto daba vueltas a su alrededor olfateando el aire. Asombrada, lo vio salir de su lado corriendo, ladrando como un loco. En el horizonte se perfilaban nubes amenazadoras cargadas de viboritas mutantes, azules, plateadas, algunas rojas, todas destellantes.  Su fiel amigo no respondía a sus órdenes ni requerimientos, cada vez se alejaba más de la casa en una inusual carrera hacia lo desconocido. Se quedó sola, sin el auxilio de su perro y, desorientada no supo qué hacer cuando un fogonazo seguido de una lluvia de diminutas estrellas se robó su cuerpo.
A la mañana siguiente, las vecinas dijeron que había muerto a causa de un rayo en seco. La más anciana, socarronamente, sonrió.

2014


Dicen que La luz mala es una fosforescencia que suele verse en el campo o en cerros y quebradas durante los meses más secos, y después de ponerse el Sol. Considerada un alma en pena,  es una luz brillante que flota a poca altura del suelo, que  puede permanecer inmóvil, desplazarse, o en algunos relatos, perseguir a gran velocidad al aterrorizado observador. Muchas veces aparece a una distancia cercana al horizonte y siempre de noche.










Comentarios

  1. Querida Zuni.
    En realidad es un relato muy bien editado la felicito, pero en mis formas de pensar yo escogería mejor de confianza, a mi instinto el perro estoy de acuerdo es un canino, que sigue corriendo por desconocer el fenómeno. Yo me hubiese hecho distinto me encierro, dejo que caiga el cielo y no investigo: ¿Sabes por qué? Simplemente si usted está para dar su transición hacia otro plano, le aseguro que al minuto, segundo, día, hora, exactamente usted no pasa de ese término ni un segundo.
    Atte. Peter Bustamante

    ResponderEliminar
  2. Agradecida Peter, por su observación. Pero en las ficciones todo vale, aunque la realidad no las haya superado aún.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien me resulta, amiga. Estupendo!
    Te felicito.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José por tu fidelidad de lector permanente. Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  4. Me causa sentirme electrizado y me confirma que las letras contienen energía y poder, y que pueden éstos ideogramas encausarse a todo lo demás.
    Una vez que las letras forman palabras surge el discurso que imprime la fuerza definitiva que contiene la palabra al ser escuchada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querido amigo. Tu opinión me importa mucho, en estos temas. Abrazos.

      Eliminar
  5. Un buen relato muy bien narrado. Felicitaciones amiga Zunilda y un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Homenaje a las flores V