Mirando el mar




El mar golpeaba bravío
Con olas desmesuradas,
Las rocas oscuras de la playa.

El cielo parecía estallar
En centellas y fuertes ráfagas
Para en revueltas aguas terminar.

La frágil embarcación
Era hoja en la tormenta.
Capricho de la inmensidad,
Alimento del desconsuelo,
Con un cierto destino final.

En igual suerte me debatía
Entre oleadas del huracán,
Que la conciencia crearía
Para castigar sin piedad.

Para gritar lo que no decía,
Para morir antes que hablar.

Así me dejé llevar,
Por mares embravecidos,
Antes que me dijeras
Que no me amarías más.

Versión 2013

Poemas  Confidenciales



Comentarios

  1. y si...después de eso solo queda el mar
    y el sielncio ...
    todo se aleja y a la vez lo que era lo auténtico regresa a llenar lo nunca vacío...
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes que el mar es un poderoso testigo. . .Abrazo, amiga.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Hanna. (Por el amor siempre se lucha) Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Enamorándonos

Homenaje a las flores V

Rosas