Verte


Quinquela Martin


Te vi en el silencio sombrío
De la noche quieta
Que sospechaba, nunca acabaría,
Y de tanto creer verte,
Soñé que llegarías.
Injusta y agria quimera,
La de soñar sin expectativa,
Maraña de ilusiones rotas;
Esperar que te vería.
A la vuelta de la esquina
Dejé, de mi alma el aliento,
Y mi ansiedad vencida.
Aguardando el frío del sereno,
Intenté con versos releídos,
Soñar con lo soñado,
Vivir con lo vivido.
Cobijé mi cuerpo en el rocío,
Guardé mis pensamientos
En la esperanza rebatida,
Y reforcé mis impugnados deseos,
De volver a verte, al llegar el día.


2015





Comentarios

Entradas populares de este blog

Enamorándonos

Rosas

Homenaje a las flores V