Unidos para siempre



¡Pensar que él la miraba desde adentro, sin que ella lo advirtiera! Estaban unidos por los avatares de la vida y apenas sabían de la existencia uno del otro. Juana, trabajaba de doméstica y no podía perder tiempo en sentimentalismos. Así la habían criado. Todo el día con la carga a cuestas enfrentando los designios de quién sabe qué destino. Él, pegado a ella, sin entender nada, no la perdía de vista ni a sol ni a sombra. Pero, esa noche de verano, todo cambió. Después de un tumultuoso encuentro y ya decidido a mirarla de frente, dispuesto a acompañarla para siempre, se sintió libre cuando el médico cortó su cordón umbilical.
 2011

(Con leves correciones en 2014)


¡No dejes de clickar para ver una ilustrativa fotografía!





Comentarios

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Homenaje a las flores V