Niñez

Microrrelatos motivados por la palabra: Niñez

El olor a marlo quemado, igual al humeante, que brotaba del brasero que mi abuela ponía en el patio de su casa para ahuyentar a los mosquitos, me recordó mi niñez cuando en las esperadas tardecitas del verano nicoleño, cantábamos “el arroz con leche” haciendo una ronda en la vereda.
***
Cuando de mayor, visité la plaza Sarmiento sin el busto de bronce del General San Martín padre de la Patria, volví al tiempo de mi niñez cuando de la mano de dos amiguitas y una tía llegábamos presurosas a las seis de la tarde en punto, a conquistar las hamacas.
***
Estos carnavales de hoy, nada tienen que ver con los que se organizaban en tiempos de mi niñez cuando con una sábana blanca y una cinta que la sostenía en la cabeza, íbamos contentos disfrazados de árabes, de la mano de nuestros parientes llevando los bolsillos repletos de papel picado.
 ***
Cuando en esa elegante y moderna heladería degusté ese helado de exóticos gustos, no pude menos que acordarme de aquellas tardecitas de vacaciones en ardientes eneros, durante la estancia en la casa de mi abuela cuando en plena niñez, tomar un refrescante helado de un solo gusto era todo un acontecimiento.
***
Jugar a las rondas: “La Paloma Blanca” o “el Puente de Avignon”,  participar del divertido “Pisa Pisuela”, esconderse con el amigo más cercano para cantar “El piedra Libre” en “Las escondidas”, son recuerdos que florecen en la expresión de una feliz y lejana niñez  en inolvidables días de vacaciones.

2010
Versión 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rosas

Enamorándonos

Homenaje a las flores V