Rumbo al Norte

Cielo tucumano. San Miguel de Tucumán. Esta vez, nuestro destino final.

Atrás queda la populosa capital de la Provincia; atrás, la ciudad histórica en la que vivo y atrás también, surcada por la RN9*, la sede de unos de los festivales internacionales más convocantes y famosos de mi país. 
Se respiran aires folklóricos al pasar, late en el ambiente la bravura de corceles indomables y de desafiantes jinetes gauchos.

El paisaje se vuelve bajo y verde. El pensamiento se expande y un leve parpadear vuelve todo oscuro. Al despertar, compruebo que avanzamos casi solos, por la RN60.
A la derecha, las últimas estribaciones de las sierras cordobesas y unos kilómetros más adelante, un perfecto collar cuyas cuentas de acero, inmensas, elevan dos brazos al cielo. El desierto blanco y salado y la ausencia de árboles, encuentran la primera exclamación de asombro.
Un mar inmensamente níveo a la vera de la ruta, atrapa la observación. El silencio que de él emana casi atemoriza. La nada se presentó de golpe y hiere los ojos.

Rumbo al Norte es preciso continuar recto. La RN60 sigue su trayecto al Oeste hasta la Cordillera de los Andes para comunicarnos con Chile.
Ahora, una suave curva nos hace abandonar Córdoba.
Luego, la rectitud y un camino donde la mirada se pierde en el ancho horizonte; la tierra salitrosa amura la zona inundable a cada lado de la carretera, temiblemente recta.
La RN157 nace en Catamarca, la recorre al E, ingresa en Santiago del Estero, toca Frías, la única ciudad santiagueña importante sobre ella, y entra en Tucumán, atravesando buena parte de esta provincia para morir en su capital.

Algunos mistoles bajos, de copa verde claro y alguno que otro quebracho blanco se yerguen a un lado y otro de la desierta ruta que, llegando a Recreo, la primera ciudad de Catamarca, se engalana con el monte bajo. Las bolsas de polietileno ruedan infladas por el viento seco y arenoso, descubriendo la presencia humana, aunque, desde el camino en horas de la siesta no se la perciba.

Aparecen los cactus y el verde escaso se proyecta de a poco. La vieja línea del telégrafo paralela a las relucientes vías del tren, se advierte usucapida por una familia de cacholotes. 
Más adelante, y a la vera de la ruta, un carancho, carroñero y elegante, parado sobre un hilo del alambrado parece sacar pecho mientras se acicala tranquilo debajo de  sus alas, a la espera de su alimento animal.

La ruta sigue recta y cruza el límite entre Catamarca y Santiago del Estero. La inclemente soledad del mediodía seco y caluroso de Frías cunde por sus calles. Urge entonces el reposo de unos minutos, a la sombra del único mistol sobre una de ellas, a pasos de la carretera.
El cielo azul diáfano y santiagueño invita a discurrir en silencio con los ojos cerrados. Los datos geográficos del libro de rutas argentinas yacen en el asiento de atrás. Dormitarán una corta siesta.

El tiempo que transcurre anuncia que el viaje continúa por la rectitud del camino con destino siempre hacia el N. El sueño acucia, pero la función de copiloto que cumplo me devuelve sin queja a la impecable ruta flanqueada a la izquierda, por la red de alta tensión eléctrica de 120.000 kv y a la derecha por otra, de media tensión, más pequeña, más baja, transportando 12.000 kv.
Una manada de cabritos simpáticos cruza la carretera desafiando la velocidad. El sopor de la siesta se cuela por la ventanilla abierta, entonces, abro grande los ojos y me distraigo contando los irregulares nidos de loros que penden de las columnas de acero de la red más potente. Seguimos en la desolada recta asfáltica.

Pasando un pueblito ya tucumano, otra vez, y sin permiso un grupo de cabras  fuerza a disminuir la marcha mientras un lento tren carguero que sorprende en la soledad, trae a mi memoria los viajes de mi infancia.
La monotonía atenta contra mi vigilia, sin embargo, el cielo de un celeste brillante me reanima a pesar de los nubarrones dispersos que lo surcan y que no son para nada prometedores.

La tarde va creciendo y el paisaje se repite en los casi 120km que supone la distancia entre Frías y la RP308, a la altura de La Madrid. Ella, transversalmente nos lleva hacia el Oeste. El sol, en su ciclo diario, nos acompañará hasta Alberdi.
El desafío es grande y deberemos no sucumbir en estos otros 100 km ante los ataques de Morfeo. Sin embargo, soportando los tramos tan poceados de la ruta, todo es más fácil.

Con hidalguía, atravesamos por la 308 el Sur de la Provincia de Tucumán, donde el verde es más verde y el cielo aún más azul.

Campos sembrados, matas y cañaverales propios de la región nos llenan los ojos. El empalme con la RN38, amortigua el dolor de cintura y nos devuelve la fuerza para llegar a nuestro destino final: San Miguel de Tucumán, al amparo de los Nevados del Aconquija que superando los 5000m de altura snm, iluminan un inolvidable atardecer.

2017



Comentarios

  1. Tremenda descripción de la ruta y del paisaje para llegar hasta San Miguel de Tucumán; diría, apreciada Zuni, que nos has pintado con tus palabras un bello lienzo en donde se puede llegar a sentir todos los estados de ánimo. Córdoba me ha traído de inmediato a mi querido e inolvidable amigo Héctor Lerner, de esa bella tierra argentina, con quien compartí noches de poesía, Héctor, que hace ya tres años volvió a Córdoba para estar unos meses entre los suyos y, luego, volver a Suecia, por amor a sus pacientes, él era médico; aquí en Suecia murió mi amigo, mi Che, mi hermano víctima de un cáncer.
    Tu relato es fantástico, lleno de colorido, muy descriptivo!!!
    Genial amiga Zuni!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gustavo por reencontrarnos en este mundo de letras. Abrazo

      Eliminar
  2. Lo narras con muy buen tino y mejor gusto, amiga. Estupendo!

    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Mi agradecimiento por tu conexión.

Entradas populares de este blog

Enamorándonos

Rosas

Homenaje a las flores V